Cuántas veces estamos en casa, ya sea relajados viendo la televisión en el sofá, o frente al ordenador, o tal vez, estudiando en nuestro escritorio, y nos entra hambre pero no queremos mancharlo todo de grasa, que nos caigan migas al suelo, o que algo nos gotee… 

Guarda tus ZAKUS en la cocina junto al papel de aluminio y el film trasparente y este problema no se nos planteará más.

También puedes utilizar tus ZAKUS fuera de casa. Las prisas y el hambre no son una buena combinación. Si un día te levantas con el tiempo justo y no te da tiempo a desayunar, no te preocupes. Llévate tu desayuno en un ZAKU, ya no tendrás que preocuparte por si te manchas la ropa del trabajo.

Tampoco porque tus hijos pierdan la mitad del bocadillo mientras lo comen. El diseño en forma de saco hace que los ingredientes se queden en el fondo de la bolsa sin que traspasen, ni goteen.

Comprar zakus